Mambo

Información para tus clases de Mambo, próximas clases en tu provincia, profesores destacados, historia, origen, nuestra selección de canciones ...

Próximas clases de Mambo

lunes 20:45 - 22:00

25 septiembre 2017

Sanse Danza, Calle Gomera, 12, San Sebastian de los Reyes (Madrid)

miércoles 21:00 - 22:00

27 septiembre 2017

La Corrala de la Danza, C/Doctor Piga, 5-B Bajo-Dcha, Madrid (Madrid)

lunes 19:00 - 20:00

2 octubre 2017

La Corrala de La Danza, C/Doctor Piga, 5-B Bajo Dcha., Madrid (Madrid)

lunes 20:00 - 21:00

2 octubre 2017

La Corrala de La Danza, C/Doctor Piga, 5-B Bajo Dcha., Madrid (Madrid)

lunes 20:45 - 22:00

2 octubre 2017

Sanse Danza, Calle Gomera, 12, San Sebastian de los Reyes (Madrid)
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

Profesores de Mambo

  • Connector.

    Origen

    Cuba

  • Connector.

    Año creación

    1938

  • Connector.

    Influencias

    Danzón, son montuno

  • Connector.

    Instrumentos

    Trompeta, saxofón, trombón, timbales, bongó, conga, maracas, guiro, contrabajo, piano, cencerro, clave

El conocido Mambo tiene sus orígenes en Cuba. Y su nombre como otros muchos géneros de música y baile como la milonga, el tango, la samba, la cumbia ... tiene sus orígenes en el continente Africano y particularmente de la zona geográfica del Congo debido a la combinación de letras tales como "mb", "ng" y "nd" que son tradicionalmente usadas en el lenguaje de la zona de Nigeria y Congo.

En la lengua Swahili la denominación Mambo se identifica con las palabras "cosas" u "objetos". En algunas lenguas como la Hatiana la palabra Mambo también identifica a una sacerdotisa que practica la religión del Vudú.

 

Origen del Mambo

Bandera de la India origen de Bollywood

El origen del Mambo hay que buscarlo en el "Danzón de Nuevo Ritmo" que hicieran muy conocido la banda "Arcaño y sus Maravillas" de la que se encontraba al frente el mundialmente conocido flautista Antonio Arcaño.

Fue precisamente Antonio Arcaño el primero que usó el término Mambo en 1910. José Urfé añadió un Montuno en la parte final del tema el Bombín de Barreto, esta parte que consistía en la repetición de una frase junto con una serie de instrumentos típicos del Son dentro del Danzón. Cerca de los años 40 algunos componentes del grupo ya se referían a vamos a mambear cuando se dedicaban a improvisar o incluir elementos del Son al final de las canciones. Fue Orestes López el que creó el primer Danzón al que llamó Mambo en 1938. Este tema se componía de la mezcla de elementos típicos del Son junto con improvisaciones de instrumentos de viento.

El propio Antonio se refería al Mambo como: "El mambo es un tipo de Montuno sincopado que posee la sabrosura rítmica del cubano, su informalidad y su elocuencia. El pianista ataca en el mambo, la flauta lo oye y se inspira, el violín ejecuta rítmicos acordes de dobles cuerdas, el bajo le adapta el “tumbao”, el timbalero repica con el cencerro, el güiro rasquea y hace el sonar de las maracas, la indispensable tumba corrobora el tumbao del bajo y fortalece el timbal.”

Vídeos que nos han gustado

"Hay un poco de locura en el baile que hace a todo el mundo mucho bien"Edwin Denby

Historia

Las raíces originales del Mambo pueden ser encontradas en el “Danzón de Nuevo Ritmo”, popularizado por la orquesta “Arcaño y sus Maravillas” dirigida por el famoso flautista Antonio Arcaño.

Antonio Arcaño fue el primero en denominar a una sección del Danzón cubano como “Mambo”. En 1910, José Urfé incluyó un Montuno (típica sección conclusiva improvisda del Son cubano) al final de El Bombín de Barreto. Esta era una sección pegajosa que consistía en la repetición de una frase, donde se introducían ciertos elementos del Son dentro del Danzón. A finales de los años treinta, algunos miembros del grupo de Arcaño ya decían “vamos a mambear” cuando se referían al Montuno o improvisación final dentro del Danzón.4 Fue el cellista de Arcaño, Orestes López, el que creó el primer Danzón llamado "Mambo" en 1938.5 En esa pieza se combinaban algunos motivos sincopados, tomados del estilo del Son, con improvisaciones de la flauta.6

Antonio Arcaño describió el “Mambo” de la manera siguiente: “El mambo es un tipo de Montuno sincopado que posee la sabrosura rítmica del cubano, su informalidad y su elocuencia. El pianista ataca en el mambo, la flauta lo oye y se inspira, el violín ejecuta rítmicos acordes de dobles cuerdas, el bajo le adapta el “tumbao”, el timbalero repica con el cencerro, el güiro rasquea y hace el sonar de las maracas, la indispensable tumba corrobora el tumbao del bajo y fortalece el timbal.”7

El Mambo en México[editar] Dámaso Pérez Prado (1927), pianista y arreglista matancero, se traslada a La Habana a principio de los años cuarenta y comienza a trabajar en cabarets, así como en las orquestas de Paulina Alvarez y Casino de La Playa. En 1949 viaja a México buscando oportunidades de trabajo y logra gran éxito con un nuevo estilo, al cual designa un nombre que ya había sido utilizado anteriormente por Antonio Arcaño, el de “Mambo”.8

El estilo de Pérez Prado difería del anterior concepto de “Mambo”. El nuevo estilo poseía una mayor influencia de las orquestas de jazz norteamericanas, y una instrumentación ampliada compuesta por cuatro o cinco trompetas, cuatro o cinco saxofones, contrabajo, batería (drum set), maracas, cencerro, bongó y tumbadoras. El nuevo “Mambo” incluía un sabroso contrapunteo entre las trompetas y los saxofones, que impulsaba a mover el cuerpo al compás del ritmo, estimulado en la conclusión de las frases con una característica y sonora expresión gutural.

Debido a que su música estaba dedicada a un público que habitaba fuera de las fronteras de la nación cubana, Pérez Prado siempre utilizó en sus arreglos una gran cantidad de elementos de estilo internacionales, y especialmente norteamericanos. Esa característica se pone en evidencia en sus arreglos de las canciones Mambo Rock, Patricia y Tequila, donde utiliza el ritmo del swing norteamericano, de subdivisión ternaria, fusionado con elementos de Rumba o Son cubanos. El repertorio de Pérez Prado incluyó numerosas piezas internacionales, tales como: Cerezo Rosa, María Bonita, Té para dos (Tea for two), La Bikina, Cuando calienta el sol, Malagueña y En un Pueblito Español, entre muchas otras.9

Beny Moré también vivió en México entre 1945 y 1952, y fue allí donde la gente comenzó a llamarle Beny en vez de Bartolo. El compuso y grabó algunos Mambos en México, con orquestas mexicanas, especialmente con la que dirigía Rafael de Paz. El grabó Yiri yiri bon, La Culebra, Mata siguaraya, Solamente una vez y Bonito y Sabroso, una canción donde elogia la habilidad danzaria y la gracia de las mujeres mexicanas, y declara que la Ciudad de México y La Habana son ciudades hermanas. También en México, Pérez Prado y Beny Moré grabaron algunos Mambos que incluyeron "La mucura", "Rabo y oreja", y "Pachito E’ché". En aquella época, Beny grabó también con la orquesta de Jesús “Chucho” Rodríguez. El “Chucho” quedó tan impresionado con las abilidades musicales del Beny, que lo bautizó con el sobrenombre del “Bárbaro del Ritmo”.

Las grabaciones de Pérez Prado estaban dirigidas al público hispano de las Américas, pero algunos de sus más famosos Mambos, tales como “Mambo No. 5” y “Que Rico el Mambo”, triunfaron inmediatamente en los Estados Unidos.10

Mambo en Nueva York[editar] Durante los años cincuenta, varias publicaciones en Nueva York comenzaron a publicar artículos sobre el surgimiento de una “Revolución del Mambo” en la música y la danza. Las compañías de grabación comenzaron a utilizar el término “mambo” en sus producciones y aparecieron numerosos anuncios sobre “lecciones de Mambo” en los periódicos locales. La ciudad de Nueva York había hecho del Mambo un fenómeno cultural popular y transnacional. Hacia mediados de los cincuenta, la manía del Mambo se había convertido en una verdadera fiebre. En Nueva York el mambo era interpretado de manera tal que creaba una gran exaltación en el público que asistía a locales como el famoso salón de danza Palladium Ballroom. Este pronto se auto-proclamó como “El templo del Mambo”, ya que bailarines tales como los ases del Mambo Killer Joe Piro, Augie y Margo Rodriguez, Paulito y Lilon, Louie Máquina y Pedro Aguilar (Cuban Pete), daban allí demostraciones del baile, y ganaron una gran reputación por el expresivo uso de sus piernas, brazos, manos y cabezas. Augie y Margo todavía bailaban cincuenta años después en Las Vegas.

Algunos de los más grandes bailarines y las mejores bandas de Mambo durante los años cincuenta incluyeron a: Augie & Margo, Michael Terrace & Elita, Carmen Cruz & Gene Ortiz, Larry Selon & Vera Rodriguez, Mambo Aces (Anibal Vasquez y Samson Batalla), Killer Joe Piro, Paulito y Lilon, Louie Máquina, Pedro Aguilar ("Cuban Pete"), Machito, Tito Rodríguez, José Curbelo y Noro Morales.5Wikipedia

¡comparte esta página!